domingo, 29 de junio de 2014

MATILDE LANDA

En memoria de Matilde Landa, 110 años

Documento con fecha sábado, 28 de junio de 2014. Publicado el sábado, 28 de junio de 2014.
Escrito por: Juan Antonio Aguilera Mochón.Fuente: Autor.
Matilde Landa Vaz (Badajoz, 24 de junio de 1904 – Palma de Mallorca, 26 de septiembre de 1942), fue una destacada militante del Partido Comunista de España (PCE). La recuperación de la biografía de Matilde Landa, hasta entonces olvidada, se inició en la década de los años 1970, y está ampliamente documentada en el libro del historiador David Ginard i Féron, Matilde Landa. De la Institución Libre de Enseñanza a las prisiones franquistas. Actualmente es considerada uno de los símbolos más significativos del movimiento de las mujeres contra la dictadura franquista.” (Wikipedia).
Como podemos ver en el artículo de Wikipedia (cuya lectura íntegra recomiendo), Matilde Landa fue una extraordinaria activista en defensa de los ideales de la II República. Por ello acabó en la cárcel, primero en Madrid (Ventas) y finalmente en Palma de Mallorca. Especialmente significativo fue el episodio de su muerte en esta última prisión, que resumo nuevamente de Wikipedia:
Sus fuertes convicciones, coherencia y actitudes consecuentes provocaron que las autoridades religiosas de la prisión, las Hermanas de la Santa Cruz, se interesaran de manera muy especial por su conversión al catolicismo, lo cual habría constituido un acto propagandístico de primer orden para la dictadura. Así, desde 1941 sufrió fuertes presiones para que accediera a recibir el bautismo. La presión de las militantes de Acción Católica sobre Landa, personificada en la catequista que le habían asignado, Bárbara Pons, fue extremadamente cruel. La mejora de las condiciones de vida de las reclusas fue convertida en moneda de cambio para conseguir la cristianización de Matilde, auspiciada por el obispo de Palma, José Miralles Sbert.
El bautismo público estaba previsto para el 26 de septiembre de 1942, justamente al cumplirse el tercer aniversario desde su ingreso en prisión, y a él asistirían el obispo de Palma y el gobernador civil.
Pasadas las seis de la tarde del sábado 26 de septiembre de 1942, con 38 años, Matilde cayó desde una galería de la prisión. Falleció, pero su agonía duró casi una hora, tiempo suficiente para que se le administrara finalmente el bautismo in articulo mortis.
Lo siguiente lo recojo de un artículo de Alejandro Torrús en Público:
Minutos antes de su suicidio, Landa escribió una carta a su hija donde, de manera encubierta, se despidió de ella rogándole perdón. La ceremonia de su bautizo ya estaba preparada:
"Hoy es el gran día, dicen. Doña Bárbara, otras señoras de Acción Católica y las monjitas andarán relamiéndose con el triunfo. El dolor del pecho no me deja pensar, Carmencilla; pero no creo que el aceite alcanforado alivie mi sufrimiento, porque otro dolor, más hondo, es el que me acucia (...). No puedo ver sin llorar los rostros de esos niños a los que amenazan con dejar sin leche si yo no me convierto -prosigue la misiva- Tú sabes, Camencilla, lo mucho que me preocupan los niños, los más desgraciados, con sus corazoncitos, tan sensibles y tan a merced de los caprichos de los mayores. No puedo, no puedo aceptarlo. Sería como prostituirme. Ay, esos niños... ¿Será lo mío un capricho? (...) Quien sobra soy yo. (...) Espero que me sigas queriendo y que te acuerdes de mí a pesar de lo que te cuenten, a pesar de lo que voy a hacer. Que tú, mi niña, mi chiquitina, y esos pobres niños me perdonéis",
escribió Landa antes de su suicidio en una carta que recoge Antoni Tugores en la obra Víctimes invisibles.
No debemos olvidar esta “ejemplar” y estremecedora historia, tanto por la coherencia y honestidad intelectual y moral, y el valor, de Matilde Landa, como por la extrema abyección de las autoridades franquistas, y especialmente de los miembros de la Iglesia católica implicados. Que sirva para recordar lo que fue el nacionalcatolicismo, cuya miseria se extendió hasta el último rincón del país no necesariamente acabando físicamente con vidas (que también, y a menudo), sino haciendo muchas de esas vidas invivibles, malogradas por la podredumbre moral católica y fascista.
Nacionalcatolicismo que todavía perdura —si bien atenuado y desprovisto de los rasgos criminales flagrantes— a través del Concordato franquista vigente, de 1953 (actualizado por los Acuerdos con la Santa Sede de 1976 y 1979), y que si sobrevive es gracias al apoyo, durante la Santa Transición y más acá, de los partidos de izquierda mayoritarios, PSOE e IU (o antes el PCE): unos partidos que han traicionado sin pudor, durante décadas, los ideales republicanos de justicia, igualdad, libertad y racionalidad, los ideales de Matilde Landa. El nacionalcatolicismo aún se reivindica —por supuesto sin mencionarlo, ni para bien ni para mal— desde la moderna y Santa Iglesia Católica, esa Iglesia sostenida y promocionada por el Estado, con actos como la macrobeatificación de Tarragona en 2013, bendecida por el muy Santo Padre Francisco.
Para saber más, aparte del artículo de Wikipedia, de los libros de David Ginard y de Antoni Tugores, y del artículo de Alejandro Torrús:
http://www.rebelion.org/noticia.php?id=59792 (“Dos Cartas de Matilde Landa a Carmen López Landa”).
https://www.youtube.com/watch?v=hjlqxfaJkyA (“Matilde Landa, un símbolo de la lucha antifranquista -1”. Vídeo en catalán, sin subtítulos).
https://www.youtube.com/watch?v=I_hQGnlCtmA (“Matilde Landa, un símbolo de la lucha antifranquista -2”).
Matilde Landa PCE represión franquista


Matilde Landa PCE represión franquista


1 comentario:

Ana Esther dijo...

Por si es de vuestro interés, cortometraje sobre Matilde Landa Vaz, estreno 25.09.2014

https://www.youtube.com/watch?v=DFVfTv8vKHY