martes, 6 de mayo de 2008

HISTORIAS DE FAMILIA


La sobrina de Rouco Varela, posa en la portada de Interviú
"Quiero desnudar la hipocresía de mi tío"

ELPLURAL.COM

Quiere “desnudar la hipocresía de su tío”, y para conseguirlo se ha mostrado como Dios la trajo al mundo en las páginas de Interviú. Se trata de Magdalena Rouco, sobrina del cardenal arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela, al que acusa de haberse olvidado de su familia y de no tener “ni un ápice de humanidad ni de caridad cristiana”. Magdalena Rouco espera que su desnudo sirva para descubrir la parte oscura que a su juicio porta el cardenal.

Rouco desprecia a su propia familia
La familia de Rouco Varela ya había denunciado con anterioridad el comportamiento del cardenal al relacionarse con los suyos. Sin embargo, Magdalena Rouco ha ido aún más lejos y ha decidido desnudarse en las páginas de Interviú con el fin de denunciar la actitud de su tío, al que ha acusado de interesarse “sólo” por el poder y de “repetir que la familia es sagrada, que hay que respetarla y luchar por ella, pero luego él desprecia y abandona a la suya”.


La cita con el Papa

Este abandono comenzó tras la muerte del padre de Magdalena, hermano del propio Rouco Varela. El cardenal “mintió” a la familia y le comunicó a la joven que no podía acudir al funeral porque tenía una cita con Juan Pablo II, cita que, tal y como sostiene su sobrina, jamás se celebró.


El hermano y el primo

A partir de ese momento la relación empeoró. Magdalena Rouco lo achaca a que “somos pobres” y a que su hermano “cumple condena por robo”. Sobre esto último su primo, el obispo de Lugo (Alfonso Carrasco Rouco), le pidió a Magdalena que guardara silencio porque “puede hacerle mucho daño al tío”.“Una especie de santo”

No siempre fue así.

Magdalena reconoce que de pequeña sentía admiración por su tío. “Mi padre nos hizo ver a mis hermanos y a mí que mi tío era un ser superior, una especie de santo”, aclara.


Rengando de los jerarcas


Pero la nueva actitud de Rouco Varela le ha hecho cambiar de idea. No sólo desprecia a su tío, por el que ha llegado a desnudarse, sino que mantiene que, aunque sigue creyendo en Dios, ha renegado tanto de la Iglesia como de sus jerarcas. Y Rouco Varela es uno de sus jerarcas más importantes, tanto por su condición de cardenal como por su cargo de presidente de la Conferencia Episcopal Española, cargo que Magdalena ha lamentado que haya obtenido porque “los católicos no se merecen a una persona así”.

elplural.com