martes, 1 de marzo de 2011

A MI PADRE


RECUERDOS DE MI PADRE

El 25 de febrero murió mi padre, el sábado lo enterramos, tenía 95 años de edad. Con estas palabras puede resumirse toda una vida, una vida que fue plagada de contradicciones, soldado de la republica y de familia de militares, represaliado y funcionario de Hacienda, comunista y creyente. Muchas de estas contradicciones vienen dadas por la guerra que los fascistas nos impusieron, por la represión y el miedo que el genocidio contra los republicanos generó en la sociedad, por la transición que acabo con la esperanza de ver un día un estado de justicia.

Otras tragedias de su vida y de la nuestra tuvieron como causa su carácter, pero aquí quiero recordar sus ideas republicanas, anticapitalistas y comunistas, ya que para muchos es la parte menos conocida de su vida.

El Señor Castells y Adriaenses nació en Valencia y allí estaba cuando los generales felones azuzados por la Iglesia decidieron acabar con nuestras libertades, enrolado en el ejercito republicano fue destinado al cuerpo de aviación en aeropuerto de Casinos, como sargento se ocupaba de los aviones que los aviadores soviéticos utilizaban para enseñar a sus colegas republicanos su manejo, siempre nos contó la profunda admiración que sintió por esos hombres venidos de tan lejos para ayudar a nuestra República, lo hicieron con entusiasmo y valentía, nos decía.

En el féretro donde estaba de cuerpo presente la familia le había enredado las manos con un rosario y creo que eso define muy bien lo que paso en su vida, el fascismo esta ahí y había que vivir con el, o morir, así paso su vida, misas, novenas visitas al santísimo y educación religiosa para sus hijos, así vivimos. Pero el tiempo paso y a pesar del miedo que debía sentir a ser descubierto, se jugaba su carrera, se puso a escribir lo que seria la obra de su vida, durante 14 años estuvo escribiendo la “Temática del Marxismo” obra en cuatro tomos en los que resume y da a conocer las tesis de Marx, Engels sus seguidores y realizadores, y esto hasta los tiempos mas actuales, Mao, Enver Hoxa, e incluso Carrillo figuran ahí.

Siempre dijo que lo había hecho para que el proletariado pudiera tener acceso a las enseñanzas del marxismo ya que consideraba que eran un arma necesaria para su emancipación. Empezó a publicar su obra durante el final del franquismo, tuvo muchas dificultades para hacerlo y acabo publicándola a cuenta de autor, aquello le arruino bastante, sin distribución apropiada no tuvo el impacto que esperábamos, años antes de su desaparición decidió deshacerse de los invendidos, yo conseguí que los donara a mis antiguos camaradas y pude comprobar que era conocido entre grupos comunistas.

A la muerte del dictador militó en el PCC, y lo hizo con entusiasmo, conferencias, distribución de octavillas, pegada de carteles y mítines en las fabricas, pero para él lo mas importante era la idea de la Republica que le robaron, su mujer le cosió una bandera y cuando iba a reuniones, cenas y otros actos del partido siempre la llevaba consigo y era el único en llevarla, cuando la portaba con orgullo en las manifestaciones se dio cuenta que nadie mas que él la portaba, sus camaradas le señalaron que la bandera tricolor no estaba permitida y que se abstuviera de hacerla ver, en las manifestaciones notó que cuando la paseaba los militantes se apartaban de él. Seguramente fue esto lo que le decidió a dejar el partido, lo cierto es que su bandera yo la enarbole en Barcelona en una gran manifestación donde solo había tres, hoy día sigo llevándola por todas partes, un poco en su nombre.

Hasta el final se sintió comunista, republicano y anticapitalista, a los 93 años nos dijo que empezaba a escribir un libro sobre la crisis económica y los que la habían organizado, las fuerzas le faltaron, para recordarlo publico aquí una poesía y advierto que me permitió que lo hiciera le gustaba mucho y lo que quiero recordar de mi padre es esa parte de su vida.

Viva La Republica

Milagros Riera

Oda Contra el Capitalismo


Capitalistas de mierda

Idos a tomar por culo,

Después que os cuelguen de un árbol

Y aprieten muy fuerte el nudo.

Así pagareis los crímenes

Con que asolasteis al mundo:

La explotación de los pobres,

El expolio de los justos.

Que nadie os eche una mano

Para sacaros del “trullo”

No merecéis otra cosa:

O la horca o el pozo inmundo.

Con el brillo de vuestro oro

Ahora deslumbráis al mundo

Pero día llegará

Que todo se os hará oscuro

Y cuando llegue ese día

Nada y nadie os salvaran:

Las mafias que habéis creado

De ello se encargarán.

Los niños que prostituisteis

Vuestros verdugos serán:

Lo que con ellos hicisteis

Ellos lo mismo os harán.

No estaféis más a los pobres

Para pagar vuestro lujos,

Devolver vuestras riquezas

Y si en vosotros aun queda

Un poco de dignidad

No lo dudéis un instante:

¡Pegaros un tiro ya!

Enrique de Castells

2 comentarios:

albert dijo...

Hola Mila, soy albert. Me acabo de enterar del fallecimiento de tu padre, te envío mis condolencias por la pérdida, creo que no sólo de la familia, sino de todos los que lo conocimos, supimos de su trayectoria como combatiente republicano y antifascista, y también por todo lo que pudimos aprender gracias a su trabajo en la Temática. Creo que la muerte de Enrique significa también, lamentablemente, el final de un ciclo del movimiento marxista en España, cuando parecía que durante la dictadura y después en los infames años de la transición podía fructificar un movimiento revolucionario importante. No pudo ser, por desgracia, pero siempre quedará entre los que conocimos a Enrique el resultado de tanto esfuerzo por difundir la ciencia revolucionaria entre la clase obrera, incluso en aquellos años en los que ya se percibía el retroceso y la descomposición de muchos partidos comunistas.
Un saludo revolucionario, y hasta siempre, Enrique, camarada.

Gabi dijo...

Hola soy Gabi, expresar mis con-dolencias a la familia y aunque no pude conocerlo si que he utilizado "la temática" como herramienta y he comprobado en la practica su utilidad. Para los comunistas o los que estamos aprendiendo a ser lo, la obra de tu padre nos es de gran ayuda, un fuerte abrazo republicano, salut.